Mi Apología (W. Allen)

Posted in General on julio 6, 2008 by nabopolasar

Aquí tenéis un divertido símil de la Apología de Sócrates, pero recreado en las pocas carnes de Woody Allen:

Woody Allen

**** Mi apología ****

De todos los hombres célebres que han existido, el que más me habría gustado ser es Sócrates. Y no sólo porque fue un gran pensador pues a mí se me reconocen varias intuiciones razonablemente profundas, si bien las mías giran invariablemente en torno a una azafata de la aviación sueca y unas esposas. No, lo que más me atrae de este sabio entre los sabios es su valor ante la muerte. No quiso renunciar a sus principios, sino que prefirió dar su vida para demostrarlos. Personalmente, la idea de morir me asusta y cualquier ruido inconveniente, tal como el escape de un automóvil, me sobresalta hasta el punto de echarme en los brazos de la persona con la que estoy conversando. Al final, la valerosa muerte de Sócrates confirió a su vida auténtico significado, algo de lo que mi existencia carece totalmente, aunque posea una mínima pertinencia para el Departamente de Impuestos sobre la Renta. Confieso que muchas veces he querido ponerme en el lugar del insigne filósofo, y en todas ellas me he quedado inmediatamente transpuesto y he tenido el siguiente sueño.

La escena transcurre en mi celda. Acostumbro a estar sentado y solo, resolviendo algún intrincado problema de pensamiento racional, por ejemplo: ¿ Podemos considerar un objeto como una obra de arte si sirve también para limpiar la estufa? En este preciso momento me visitan Agatón y Simmias.

AGATÓN: Ah, mi buen amigo y viejo sabio, ¿qué tal discurren tus días de confinamiento?

ALLEN: ¿Qué cabe decir del confinamiento, Agatón? Sólo el cuerpo puede ser sujeto a límites. Mi mente vaga con toda libertad, sin que estas cuatro paredes le pongan trabas. Así que en verdad puedo preguntar, ¿existe el confinamiento?

AGATÓN: Ya, pero ¿y qué ocurre si quieres dar un paseo?

ALLEN: Buena observación. No podría.

Los tres permanecemos inmóviles en actitudes clásicas, casi como en un friso. Finalmente Agatón toma la palabra.

AGATÓN: Me temo que traigo malas noticias. Te han condenado a muerte.

ALLEN: Ah, me entristece ser causa de controversia en el senado.

AGATÓN: De controversia, nada. Unanimidad.

ALLEN: ¿ De veras?

AGATÓN: En la primera votación.

ALLEN: Vaya. Esperaba un poco más de apoyo.

SIMMIAS: El senado está furioso con tus ideas sobre un Estado utópico.

ALLEN: Sospecho que no debí sugerir que eligieran a un filósofo-rey.

SIMMIAS: Sobre todo cuando, carraspeando, te señalabas a ti mismo.

ALLEN: Aun así no consideraré malvados a mis verdugos.

AGATÓN: Ni yo tampoco.

ALLEN: Ejem, sí, bueno… ¿qué es el mal sino sencillamente en bien hecho en exceso?

AGATÓN: ¿Cómo puede ser?

ALLEN: Míralo de esta manera. Si un hombre entona una bonita canción, resulta grato al oído. Si la canta una y otra vez, te producirá jaqueca.

AGATÓN: Cierto.

ALLEN: Y si no cesa nunca de cantar, llegará un momento en que querrás estrangularle con un calcetín.

AGATÓN: Sí. Muy cierto.

ALLEN: ¿Cuándo ha de cumplirse la sentencia?

AGATÓN: ¿Qué hora es ahora?

ALLEN: ¿¡Hoy!?

AGATÓN: Es que necesitan la celda.

ALLEN: ¡Bien, pues que así sea! Dejemos que me quiten la vida. Que quede escrito que muero antes de renunciar a los principios de la verdad y la libertad de pensamiento. No llores, Agatón.

AGATÓN: No lloro. Es alergia.

ALLEN: Para el hombre sabio, la muerte no es un fin sino un principio.

AGATÓN: ¿Por qué?

ALLEN: Bueno, deja que lo piense un minuto.

SIMMIAS: Tómate el tiempo que necesites.

ALLEN: ¿No es cierto, Simmias, que el hombre no existe antes de haber nacido?

SIMIAS: Muy cierto.

ALLEN: Ni existe después de haber muerto.

SIMMIAS: Sí, estoy de acuerdo.

ALLEN: Hmmmm.

SIMMIAS: ¿Y bien?

ALLEN: Espera un momennto, caramba. Me siento perplejo. Ya sabes que me dan únicamente cordero para comer y que nunca está bien asado.

SIMMIAS: La mayoría de los hombres comtempla la muerte como el fin de todo. Y en consecuencia la temen.

ALLEN: La muerte es un estado de no-ser. Lo que no es, no existe. Y sin embargo no existe la muerte. Sólo la verdad existe. La verdad y la belleza. Son intercambiables, y también aspectos de sí mismas. Ejem, ¿dijeron en concreto qué proyectos tenían para mí?

AGATÓN: Cicuta.

ALLEN(desconcertado): ¿Cicuta?

AGATÓN:¿Recuerdas aquel líquido negro que agujereó tu mesa de mármol?

ALLEN: ¡No me digas!

AGATÓN: Una sola cucharada. Aunque te la darán en un cáliz para que no se derrame nada.

ALLEN: Me pregunto si dolerá.

AGATÓN: Dijeron que procurases no hacer una escena. Los demás presos se pondrían nerviosos.

ALLEN: Hmmm.

AGATÓN: Les contesté que morirías valerosamente antes de renunciar a tus principios.

ALLEN: Bien, bien… ejem, ¿el concepto “destierro” no se citó nunca en el debate?

AGATÓN: Desterrar quedó suprimido el año pasado. Requeriría demasiada burocracia.

ALLEN: Bueno… claro… (Preocupado y distraído pero intentando conservar el dominio de sí mismo.) Yo, ejem… así que, ejem… ¿y qué más hay de nuevo?

AGATÓN: Oh, me encontré a Isósceles. Tiene una idea estupenda para un nuevo triángulo.

ALLEN: Bien… bien.. (De pronto abandono todo fingimiento.) Mira, voy a ser sincero contigo… ¡No quiero morir! ¡Soy demasiado joven!

AGATÓN: Pero es tu gran oportunidad de morir por la verdad!

ALLEN: No me interpretes mal. Yo sólo vivo para la verdad. Por otra parte, tengo un almuerzo en Esparta la semana que viene, y me molestaría faltar. Me toca pagar a mí. Ya sabéis cómo son esos espartanos, enseguida desenvainan la espada.

SIMMIAS: ¿Se ha vuelto un cobarde el más sabio de nuestros filósofos?

ALLEN: No soy un cobarde, ni tampoco un héroe. Digamos que estoy más o menos por el medio.

SIMMIAS: Un gusano miedoso.

ALLEN: Ése es aproximadamente el punto exacto.

AGATÓN: Pero fuiste tú el que demostró que la muerte no existe.

ALLEN: Un momento, escúchame… claro que he demostrado muchas cosas. Así es como pago el alquiler. Teorías y pequeñas experiencias. Un comentario travieso de vez en cuando. Máximas ocasionales. Es mejor que recoger aceitunas, pero tampoco hay por qué entusiasmarse.

AGATÓN: Pero tú demostraste muchas veces que el alma es inmortal.

ALLEN: ¡Y lo es! Pero sobre el papel. Mira, ése es el gran problema de la filosofía… resulta tan poco funcional en cuanto sales de clase…

SIMMIAS: ¿Y las “formas” eternas? Dijiste que cada cosa existía siempre y siempre existirá.

ALLEN: Me refería principalmente a los objetos pesados. Una estatua o algo por el estilo. Con las personas es muy diferente.

AGATÓN: ¿Y todas tus disertaciones acerca de que la muerte es lo mismo que el sueño?

ALLEN: Así es, pero la diferencia estriba en que cuendo estás muerto y alguien grita: “¡Todo el mundo en pie, ya es de día!”, cuesta un horror encontrar las zapatillas.

El verdugo llega con la copa de cicuta. Su rostro se parece mucho al cómico irlandés Spike Milligan.

VERDUGO: Ah… ya estamos aquí. ¿Quién se ha de beber el veneno?

AGATÓN(señalando hacia mí): Éste.

ALLEN: Caramba, qué copa tan grande. ¿No suelta demasiado humo?

VERDUGO: Es normal. Hay que bebérsela toda, porque la mayoría de las veces el veneno está en el fondo.

ALLEN(por regla general aquí el comportamiento difiere completamente del de Sócrates y me han advertido ya que suelo gritar en sueños): ¡No… no beberé! ¡No quiero morir! ¡Socorro! ¡No! ¡Por favor!

El verdugo me tiende el burbujeante brebaje entre mis abyectas súplicas y todo parece perdido. Entonces el sueño siempre toma un nuevo sesgo, a causa de un innato instinto de supervivencia, y aparece un mensajero.

MENSAJERO: ¡Quietos todos! ¡El senado ha vuelto a votar! Quedan retiradas las acusaciones contra ti. Tu valía ha sido finalmente reconocida y está decidido que se te debe rendir un homenaje.

ALLEN: ¡Por fin! ¡Por fin! ¡Han vuelto a la razón! ¡Soy un hombre libre! ¡Libre! ¡Y me van a homenajear! Deprisa, Agatón y Simmias, preparadme las maletas. Tengo que irme. Praxíteles querrá comenzar mi busco cuanto antes. Pero antes de partir, os brindo una pequeña parábola.

SIMMIAS: Vaya, esto sí que ha sido volver la casaca. ¿Tendrán idea de lo que se traen entre manos?

ALLEN: Un grupo de hombres habita en una oscura caverna. No saben que fuera brilla el sol. La única luz que conocen es el titubeante temblor de las velas que llevan para desplazarse.

AGATÓN: ¿Y de dónde han sacado las velas?

ALLEN: Bueno, digamos que las tienen y basta.

AGATÓN: ¿Habitan en una caverna y tienen velas? Suena a falso.

ALLEN: ¿No podéis aceptar mi palabra?

AGATÓN: Está bien, está bien, pero vayamos al grano.

ALLEN: Un buen día, uno de los moradores de la caverna sale y ve el mundo exterior.

SIMMIAS: En toda su claridad.

ALLEN: Justamente. En toda su claridad.

AGATÓN: Y cuando intenta contárselo a los demás, no le creen.

ALLEN: Pues no. No se lo cuenta a los otros.

AGATÓN: ¿Ah, no?

ALLEN: No, pone una carnicería, se casa con una bailarina y se muere de hemorragia cerebral a los cuarenta y dos años.

Me agarran todos y me obligan a ingerir la cicuta.Por regla general aquí me despierto bañado en sudor y sólo una ración de huevos revueltos y salmón ahumado consigue tranquilizarme.

Webquest

Posted in Materiales on noviembre 18, 2007 by nabopolasar

Aquí tenéis una webquest que espero os sea útil en la enseñanza de la Filosofía.

¿Quién puede matar a un niño…?

Posted in Películas on octubre 28, 2007 by nabopolasar

Corto de animación titulado Vincent, de Tim Burton.

Hasta aquí hemos llegado…

Posted in Materiales on octubre 28, 2007 by nabopolasar

Discurso de Charles Chaplin en El Gran Dictador. Dedicado a todos aquellos que cada mañana corren para no llegar tarde y no saben ni por qué ni para quién (ni muchas veces a dónde):

Todo niño debería entender qué trata de decir Chaplin, ¿pero seríamos capaces de explicárselo?

La Puerta en el Suelo

Posted in Materiales on octubre 27, 2007 by nabopolasar

“Había una vez un niño que no sabía si quería nacer, su madre tampoco sabía si quería que naciera. Vivían en una cabaña de un bosque, en una isla, en medio de un lago — no había nadie más alrededor. Y en la cabaña había una puerta en el suelo. El niño tenía miedo de lo que había en la puerta del suelo y la madre también tenía miedo.

Una vez, tiempo atrás, otros niños habían ido a visitar la cabaña por navidad, pero esos niños abrieron la puerta del suelo y desaparecieron por el agujero. La madre entró para buscar a los niños pero cuando abrió la puerta del suelo oyó un ruido tan espantoso que el cabello le quedó totalmente blanco, como si fuera un fantasma. Y la madre también vio ciertas cosas, cosas tan horribles que no podéis imaginar. Por eso la madre dudaba de si quería tener al niño, especialmente por lo que podía ver tras la puerta del suelo, pero entonces pensó… ¿por qué no? Le podré decir que no abra la puerta en el suelo.

El niño, sin embargo, no estaba seguro de querer nacer en un mundo en el que había una puerta en el suelo. Sin embargo, había cosas muy bonitas en el bosque, y en la isla en medio del lago. ¿Por qué no me aventuro?, pensó. Por lo tanto el niño nació y fue feliz y su madre también volvió a ser feliz, aunque le decía al niño, por lo menos una vez al día:

-No se te ocurra nunca jamás, nunca, nunca, nunca, abrir la puerta del suelo.

Pero por supuesto, el niño era un niño. Si tú fueras ese niño, ¿no desearías abrir la puerta en el suelo?”

(John Irving, con ilustración de Jeff Bridges)

Al pie…

Posted in Materiales on octubre 25, 2007 by nabopolasar

Al pie desde su niño

El pie del niño aún no sabe que es pie,
y quiere ser mariposa o manzana.

Pero luego los vidrios y las piedras,
las calles, las escaleras,
y los caminos de la tierra dura
van enseñando al pie que no puede volar,
que no puede ser fruto redondo en una rama.
El pie del niño entonces
fue derrotado, cayó
en la batalla,
fue prisionero,
condenado a vivir en un zapato.

Poco a poco sin luz
fue conociendo el mundo a su manera,
sin conocer el otro pie, encerrado,
explorando la vida como un ciego.

Aquellas suaves uñas
de cuarzo, de racimo,
se endurecieron, se mudaron
en opaca substancia, en cuerno duro,
y los pequeños pétalos del niño
se aplastaron, se desequilibraron,
tomaron formas de reptil sin ojos,
cabezas triangulares de gusano.
Y luego encallecieron,
se cubrieron
con mínimos volcanes de la muerte,
inaceptables endurecimientos.

Pero este ciego anduvo
sin tregua, sin parar
hora tras hora,
el pie y el otro pie,
ahora de hombre
o de mujer,
arriba,
abajo,
por los campos, las minas,
los almacenes y los ministerios,
atrás,
afuera, adentro,
adelante,
este pie trabajó con su zapato,
apenas tuvo tiempo
de estar desnudo en el amor o el sueño,
caminó, caminaron
hasta que el hombre entero se detuvo.

Y entonces a la tierra
bajó y no supo nada,
porque allí todo y todo estaba oscuro,
no supo que había dejado de ser pie,
si lo enterraban para que volara
o para que pudiera
ser manzana.

(Pablo Neruda)

Un rumbo…

Posted in Materiales on octubre 25, 2007 by nabopolasar

Chagall. Cows over Witebsk

Poema (If) que escribió Rudyard Kipling a su hijo, impaciente por crecer:

Si puedes conservar la cabeza cuando a tu alrededor
todos la pierden y te echan la culpa;
si puedes confiar en tí mismo cuando los demás dudan de tí,
pero al mismo tiempo tienes en cuenta su duda;
si puedes esperar y no cansarte de la espera,
o siendo engañado por los que te rodean, no pagar con mentiras,
o siendo odiado no dar cabida al odio,
y no obstante no parecer demasiado bueno, ni hablar con demasiada sabiduría…

Si puedes soñar y no dejar que los sueños te dominen;
si puedes pensar y no hacer de los pensamientos tu objetivo;
si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso
y tratar a estos dos impostores de la misma manera;
si puedes soportar el escuchar la verdad que has dicho:
tergiversada por bribones para hacer una trampa para los necios,
o contemplar destrozadas las cosas a las que habías dedicado tu vida
y agacharte y reconstruirlas con las herramientas desgastadas…

Si puedes hacer un hato con todos tus triunfos
y arriesgarlo todo de una vez a una sola carta,
y perder, y comenzar de nuevo por el principio
y no dejar de escapar nunca una palabra sobre tu pérdida;
y si puedes obligar a tu corazón, a tus nervios y a tus músculos
a servirte en tu camino mucho después de que hayan perdido su fuerza,
excepto La Voluntad que les dice “!Continuad!”.

Si puedes hablar con la multitud y perseverar en la virtud
o caminar entre Reyes y no cambiar tu manera de ser;
si ni los enemigos ni los buenos amigos pueden dañarte,
si todos los hombres cuentan contigo pero ninguno demasiado;
si puedes emplear el inexorable minuto
recorriendo una distancia que valga los sesenta segundos
tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
y lo que es más, serás un hombre, hijo mío.